Ecoturismo

Como una respuesta al cada vez más extendido turismo de masas que contaminan los entornos naturales, el ecoturismo surge para ofrecer una alternativa de recreación social y ambientalmente responsable. En este artículo descubrirás de todo lo que se trata esta actividad.

¿Cuál es el significado de Ecoturismo?

El ecoturismo, o turismo ecológico, es un tipo de turismo que implica la realización de viajes responsables a áreas naturales, la conservación del medio ambiente y el mejoramiento del bienestar de la población local

Sus propósitos pueden ser diversos, pero los más comunes suelen ser: educar a los viajeros, proporcionar ingresos para la conservación ecológica de los lugares visitados, beneficiar directamente al desarrollo económico, empoderar políticamente a las comunidades locales, o incluso fomentar el respeto a las diferentes culturas y los derechos humanos de las mismas.

Por lo general, el ecoturismo involucra la interacción de los componentes bióticos en los entornos naturales. Esta actividad se enfoca en la realización de viajes socialmente responsables, el crecimiento personal y la sostenibilidad ambiental de los lugares visitados. Adicionalmente, el ecoturismo implica viajar a destinos donde los entornos silvestres y el patrimonio cultural de los habitantes son los atractivos principales. Su práctica tiene como objetivo ofrecer concientización a los turistas sobre el impacto de los seres humanos en el medioambiente y promover una mayor apreciación de los hábitats naturales.

Consecuentemente, los programas de ecoturismo responsable son todos aquellos que buscan minimizar los aspectos negativos del turismo convencional sobre la naturaleza y mejoran la integridad cultural de las poblaciones locales. Por lo tanto, además de analizar los factores culturales y medioambientales, una parte integral del ecoturismo promueve el reciclaje, la eficiencia energética, la conservación de los recursos hídricos y la creación de oportunidades laborales para las comunidades locales. Por estos motivos, el ecoturismo suele atraer a los defensores de la responsabilidad ambiental y social.

¿Cuándo y dónde nace el Ecoturismo?

Los orígenes del término Ecoturismo no están del todo claros. Sin embargo, se estipula que uno de los primeros en usarlo parece haber sido Claus-Dieter Hetzer, un aventurero y académico de California (Estados Unidos), que en el años 1965 identificó 4 pilares o principios del turismo responsable:

  • Minimizar los impactos ambientales
  • Respetar las culturas anfitrionas
  • Maximizar los beneficios para la población local
  • La maximización de la satisfacción del turista. 

El primero de ellos se consideró la característica más distintiva del turismo ecológico.

Otras referencias tempranas al ecoturismo se encuentran en el trabajo de Miller, en los que en 1978 detalla sobre la planificación de parques nacionales para el ecodesarrollo en América Latina, y la documentación producida por “Environment Canada” en relación con un conjunto de Caminatas ecológicas basados ​​en carreteras que se desarrollaron a mediados de la década de los 1970 hasta principios de la década de 1980.

Sin embargo, el ecoturismo se desarrolló como tal dentro del movimiento ambientalista en las décadas de 1970 y 1980 . La creciente preocupación por el medio ambiente, junto con una insatisfacción emergente con el turismo de masas, condujo a una mayor demanda de experiencias alternativas basadas en la visita de entornos naturales o de poca concurrencia humana.

Al mismo tiempo, los países menos desarrollados comenzaron a darse cuenta de que el turismo basado en la naturaleza ofrece un medio de obtener divisas y un uso menos destructivo de los recursos que alternativas como la tala de bosques, la minería o la agricultura.

Ya a mediados de la década de 1980, varios de esos países habían identificado el ecoturismo como un medio para lograr los objetivos de conservación y desarrollo. La primera definición formal de ecoturismo generalmente se le atribuye al activista ambiental Héctor Ceballos-Lascuráin, quien acuñó el término “Ecoturismo” como: “viajar a áreas no perturbadas para disfrutar de su belleza natural y cultura”.

Héctor Ceballos-Lascuráin

En 1981, Ceballos-Lascuráin fundó la primera agencia de ecoturismo mexicana llamada Ecotours. Unos años más tarde, la bióloga de vida silvestre Megan Eplar Wood produjo “The Environmental Tourist” para PBS. Su inspiración provino de su tiempo en la selva, donde había sido testigo de los beneficios que el turismo podía ofrecer para la conservación de áreas naturales. Ya en nuestros tiempos actuales, el ecoturismo se está volviendo mucho más común. Las Naciones Unidas declararon 2017 Año Internacional para el Desarrollo del Turismo Sostenible. Desde entonces, muchas organizaciones y viajeros se han vuelto más conscientes del ecoturismo como una gran alternativa para viajar. 

¿Cuál es la importancia del Ecoturismo?

El turismo ha crecido exponencialmente durante el siglo pasado y sus efectos negativos nunca han sido más evidentes. Según la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas, se estima que hubo 25 millones de llegadas de turistas en 1950, pero ese número aumentó drásticamente en 2018, alcanzando la asombrosa cifra de 1.400 millones de llegadas de turistas. Solo en 2019, los viajes y el turismo globales contribuyeron con $ 8,9 billones al PIB mundial. Aunque el turismo es vital para la economía mundial, los efectos secundarios ambientales son demasiado grandes para ignorarlos

Se sabe que el turismo excesivo agota los escasos recursos naturales, aumenta la contaminación, destruye los hábitats nativos y conduce a la erosión del suelo. Estos efectos pueden acabar destruyendo los recursos naturales de los que depende el turismo. Los viajeros deben utilizar una solución a largo plazo para mantener los beneficios económicos que proporciona el turismo. 

Para revertir esto, el ecoturismo proporciona las siguientes ventajas frente a la contaminante turismo de masas:

Conservación

El ecoturismo ofrece una oportunidad única para que los turistas contribuyan a la conservación de hábitats protegidos, refugios de vida silvestre y parques. Según la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, “donde las áreas se han reservado oficialmente para la conservación de la naturaleza, muchos gobiernos de países en desarrollo carecen de fondos suficientes para gestionarlas y protegerlas”. El dinero gastado por los turistas para visitar áreas naturales protegidas ayuda a recaudar fondos para continuar protegiendo esas áreas para las generaciones futuras.

Impacto en las economías locales

Las economías locales se benefician del ecoturismo cuando las industrias relacionadas con el turismo se acumulan en apoyo de estas actividades. Por ejemplo, las agencias de viajes, los mercados de artesanía local, los hoteles y los restaurantes se benefician de una próspera economía turística. Según la Sociedad Internacional de Ecoturismo, “Al aumentar las oportunidades de creación de capacidad, el ecoturismo es también un vehículo eficaz para empoderar a las comunidades locales de todo el mundo para luchar contra la pobreza y lograr el desarrollo sostenible”.

Conciencia social y cultural

Uno de los principales objetivos del ecoturismo es aumentar la conciencia que tienen los turistas sobre las condiciones sociales que rodean a un destino turístico. Condiciones como la pobreza a menudo se ocultan a los turistas. El ecoturismo tiene como objetivo exponer a los turistas a las realidades de los climas sociales y económicos de un área. Por ejemplo, en lugar de visitar una reserva natural en África sin recibir ninguna información sobre la vida de la gente local que rodea y trabaja para proteger la reserva, el ecoturismo educa a los viajeros sobre la relación interdependiente entre la conservación, la sostenibilidad y la vida real de las comunidades locales. La Sociedad Internacional de Ecoturismo describe uno de los principios fundamentales del ecoturismo como la construcción de conciencia cultural y respeto por la gente y las costumbres locales.

Oportunidades educativas

El ecoturismo trabaja para combinar viajes con oportunidades educativas sobre sostenibilidad y conversación. El ecoturismo educa a los viajeros sobre el valor de proteger las áreas y los recursos naturales y les presenta los conceptos de sostenibilidad dentro de las comunidades y economías locales. Los turistas no son los únicos que se educan participando en el ecoturismo. Cuando se pone énfasis en una comunidad en la protección de un área natural y sus recursos, y se construye una economía en apoyo de esos esfuerzos de protección, la población local también recibe educación sobre las prácticas de sostenibilidad y conservación que beneficiarán a su comunidad.

¿Cuáles son las características del Ecoturismo?

El ecoturismo se trata de unir la conservación, las comunidades y los viajes sostenibles. Esto significa que quienes implementan, participan y comercializan actividades de ecoturismo deben adoptar los siguientes principios de ecoturismo:

  • Minimizar los impactos físicos, sociales, conductuales y psicológicos.
  • Generar conciencia y respeto medioambiental y cultural.
  • Brinde experiencias positivas tanto para visitantes como para anfitriones.
  • Proporcionar beneficios económicos directos para la conservación.
  • Generar beneficios económicos tanto para la población local como para la industria privada.
  • Ofrezca experiencias interpretativas memorables a los visitantes que ayuden a aumentar la sensibilidad hacia los climas políticos, ambientales y sociales de los países anfitriones.
  • Diseñar, construir y operar instalaciones de bajo impacto.
  • Reconozca los derechos y las creencias espirituales de los pueblos indígenas en su comunidad y trabaje en asociación con ellos para crear empoderamiento.

¿Ecoturismo es lo mismo que turismo sostenible?

El turismo sostenible en su conjunto considera los impactos económicos, sociales y ambientales de la industria de viajes, el ecoturismo tiende a inclinarse más hacia el medio ambiente. La definición más citada de turismo ecológico (o “ecoturismo”) proviene directamente de la Sociedad Internacional de Ecoturismo (TIES), una organización sin fines de lucro que se dedica a promover el ecoturismo desde 1990. TIES define el ecoturismo como “Viaje responsable a áreas naturales que conserve el medio ambiente, mantenga el bienestar de la población local e implique interpretación y educación”.

Según la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT), el ecoturismo se refiere a formas de turismo basadas en la naturaleza donde la observación y apreciación de la naturaleza y la cultura tradicional en áreas naturales es la principal motivación detrás de los viajes. En concreto, el ecoturismo tiene las siguientes características:

  • Contiene características educativas y de interpretación.
  • En general, los tours son organizados por operadores turísticos especializados en grupos pequeños.
  • Los socios de destino suelen ser pequeñas empresas de propiedad local.
  • Minimiza los impactos negativos sobre el entorno natural y cultural.
  • Apoya el mantenimiento de áreas utilizadas como atractivos ecoturísticos.

Este apoyo de mantenimiento es proporcionado por la generación de ingresos para las comunidades, organizaciones locales y autoridades de gestión de la conservación, así como la disponibilidad de oportunidades de empleo alternativas y una mayor conciencia de las áreas naturales y culturalmente significativas.

Si bien el ecoturismo es solo uno de varios subconjuntos diferentes del turismo sostenible, tiende a ser el más reconocido. Dado que se enfoca principalmente en experimentar y aprender sobre la naturaleza, el ecoturismo debe manejarse de tal manera que ayude a contribuir a la conservación y preservación de esas mismas áreas. Va más allá de la vida silvestre y se centra en la comprensión tanto ambiental como cultural de los lugares naturales visitados. Por esta razón, hay algunas comunidades e incluso hábitats enteros que dependen completamente del ecoturismo como medio de supervivencia.

¿Cuántos tipos de ecoturismos existen?

El ecoturismo, al ser un término de gran amplitud, abarca muchos tipos de viajes que comparten los objetivos de respeto cultural y ambiental, pero que no son necesariamente todos iguales. Independientemente de dónde uno se vaya de vacaciones o participe como voluntariado, existen muchas oportunidades de turismo ecológico que se pueden emprender:

Alojamiento ecológico

El alojamiento ecológico implica hospedarse en lugares que se han construido con conciencia ambiental y escrupulosidad, o que se encuentran simplemente en entornos naturales. Las opciones de alojamiento ecológico varían enormemente, desde hoteles u hosterías construidos con materiales sostenibles o alternativos hasta “complejos ecológicos” en lugares remotos con acceso a actividades como observación de aves, kayak en el mar, recorridos por atracciones locales al aire libre, por mencionar algunos ejemplos.

Agroturismo

El agroturismo es un tipo de ecoturismo que aprovecha las comunidades agrícolas rurales como atracciones turísticas. Algunos lugares de agroturismo sirven para alentar y proteger a las comunidades agrarias amenazadas en países desfavorecidos. Otros ofrecen sitios de demostración de métodos agrícolas sostenibles. Muchos sitios de agroturismo ofrecen oportunidades de voluntariado y cuentan con el cultivo de especies animales y vegetales muy conocidas en la región en particular.

Desarrollo comunitario

Algunas oportunidades de ecoturismo se enfocan en proteger la tierra y los medios de vida de las comunidades amenazadas por la industria, la deforestación y otros subproductos de la modernización. Estas organizaciones ofrecen oportunidades para que los ecoturistas interactúen con la población local plantando árboles, aprendiendo los oficios locales o construyendo viviendas. Los proyectos de desarrollo comunitario no solo aumentan la conciencia y el respeto entre los visitantes y los lugareños, sino que también ofrecen beneficios financieros a las comunidades en dificultades.

Caminatas ecológicas

Las caminatas ecológicas implican excursiones a lugares exóticos, en peligro de extinción o atractivos. Las caminatas pueden incluir rafting, escalada en roca, natación, espeleología, senderismo, vela o observación de aves con el propósito de aumentar la conciencia sobre una región en particular y sus amenazas ambientales asociadas o hábitats que vale la pena preservar. Las organizaciones que ofrecen caminatas ecológicas pueden o no brindar apoyo monetario a la población local.

¿Es rentable el turismo ecológico?

Como industria que se encuentra en auge, el ecoturismo tiene inmensas consecuencias para la vida silvestre y la conservación . A veces, el ecoturismo impulsa a los turistas a convertirse en conservacionistas porque la naturaleza bien cuidada suele ser atractiva para ellos. A su vez, al ayudar a las especies a evitar la extinción y desalentar la deforestación, sus esfuerzos de conservación pueden ayudar a proteger la biodiversidad y minimizar el cambio climático. Pero en otras circunstancias, los que practican el turismo pueden traer consigo ciertas perturbaciones (como construcción, ruido, basura, contaminación y más) que pueden perturbar la vida silvestre local y dañar sus hábitats.

Pero esta discusión sobre las amplias consecuencias sociales del ecoturismo queda relegada a segundo plano ante otra pregunta más urgente: las ganancias privadas. En las naciones pobres y en desarrollo, por ejemplo, donde se prioriza el crecimiento económico para escapar de la pobreza sobre la conservación del medio ambiente y la vida silvestre, muchos se preguntan si preservar la naturaleza es más importante que industrializar la tierra.

En consecuencia, para comprender mejor el ecoturismo y sus implicaciones, es fundamental responder dos preguntas claves: Primero, ¿es rentable el ecoturismo? Y segundo, ¿es socialmente beneficioso?

Un estudio realizado por el portal Faunalytics, encontró que el ecoturismo es más rentable a largo plazo que cualquier otro uso común de la tierra. A modo de ejemplo, la tala insostenible podrá ser más rentable que el ecoturismo a corto plazo, pero después de cinco años de dicha explotación, simplemente no quedan más árboles para cosechar y la actividad se vuelve imposible. Sin embargo, con un breve período de tala selectiva, donde los madereros recolectan solo los árboles más raros y valiosos en un área, dejando la vida silvestre casi intacta, esta podría ser la opción más rentable si se lo combina con ecoturismo.

Al examinarse las consecuencias sociales del ecoturismo, se determinó que es poco práctico cuantificar todos los posibles costos y beneficios. En cambio, si se centra más en dos efectos principales: como la huella de carbono de los turistas que visitan las reservas de vida silvestre y las emisiones de carbono evitadas al detener la deforestación, uno descubre que evitar la deforestación es mucho más impactante que la huella de carbono de los visitantes, lo que significa que el ecoturismo reduce significativamente las emisiones de carbono al comparar esas dos métricas.

Curiosamente, el estudio encontró que el ecoturismo puede hacer que otras industrias locales sean más rentables. Y esto tiene sentido: una pequeña reserva natural junto a una ciudad bulliciosa o un sitio de tala, por ejemplo, es mucho menos atractiva que un área más grande que se ha conservado.

Solarpedia