Permacultura

Permacultura Solarpedia

¡Bienvenido al apartado de Permacultura! Aquí descubrirás los principios de diseño, los beneficios, la historia y ejemplos de una de las prácticas de cultivo más sostenible que existen.

¿Qué es la Permacultura?

La Permacultura, en su concepción más general, es el diseño y mantenimiento consciente de sistemas productivos agrícolas que imitan la diversidad, la estabilidad y la resiliencia de los ecosistemas naturales. Es la integración armónica del paisaje con las personas que brindan sus alimentos, energía, refugio y otras necesidades materiales y no materiales de manera sostenible.

Jardín de Permacultura

Etimológicamente, la Permacultura es la combinación de las palabras permanente” con “agricultura”. Ambos términos hacen alusión a la gestión de las tierras para el cultivo de forma ininterrumpida en comparación con otras prácticas de agricultura tradicional, que suelen hacer uso de monocultivos que apartan la biodiversidad del ecosistema.

Con el tiempo, la Permacultura ha ido incorporando algunos aspectos sociales y culturales en su doctrina junto con otras ramas del conocimiento para expandir su base científica (como lo son el diseño ecológico, la agricultura regenerativa, la ingeniería ecológica, el diseño ambiental, la arquitectura sustentable, entre otras disciplinas incluidas dentro del desarrollo sostenible). Y a causa de ello, el término permacultura evolucionó de “Agricultura Permanente” a “Cultura Permanente”.

Los principios de la Permacultura

Principios de la Permacultura

David Holmgren, uno de los fundadores de la Permacultura, organizó la diversidad de pensamiento de esta disciplina en doce principios rectores con el fin de construir una sociedad más sostenible. A continuación, detallaremos cada uno de los principios de la permacultura:

1) Observar e interactuar

Antes de emprenderse cualquier proyecto de Permacultura, es importante primero prestarle atención al entorno. Las cosas se vuelven más sencillas si se trabaja junto a la naturaleza, en vez de separada de ella.

Permacultura Observar e interactuar

Ejemplo: Antes de comenzarse a plantar, obsérvese las partes del jardín a dónde le llega el sol y el agua de lluvia, y en que partes les azota más el viento o los envuelve la sombra. Aprender a sacar provecho de los factores del entorno es mejor que dedicar tiempo y esfuerzo en plantar en sitios equivocados.

2) Capturar y Almacenar energía

Cual mamífero que inverna y que recoge alimentos durante el otoño, cuando estamos de buena racha y los recursos son abundantes, es inteligente almacenar algunos de ellos para usarlos más tarde.

Permacultura Capturar y Almacenar energía

Ejemplo: Diseñar hogares para que el sol pueda calentarlos hasta la noche durante el invierno, es un ejemplo clásico de captura de energía. El principio también aplica para los recursos, como encurtir verduras cosechadas para comerlas en otra temporada o recolectar agua de lluvia en tanques para uso de riego posterior, etcétera.

3) Obtener un rendimiento

Se necesita cierto pragmatismo a la hora de practicar la Permacultura. Hay que asegurarse de que se están obteniendo recompensas realmente útiles como parte del trabajo realizando.

Permacultura Obtener un Rendimiento

Ejemplo: De nada sirve plantar hortalizas como lechuga, tomate o zanahoria, si al final por un mal desempeño en el cuidado de estas, no se cosecha nada. Los sistemas que se crean deben ser eficaces, y en lo posible, debe obtenerse los máximos rendimientos de ellos.

4) Autorregulación y retroalimentación

Es de vital importancia detectar en que prácticas se ha tenido éxito y en cuales se ha fracasado para garantizar una retroalimentación real y duradera.

Permacultura Autorregulación y Retroalimentación

Ejemplo: Un jardín es su propio ecosistema y las intervenciones de uno pueden tener efectos negativos en algunas partes del mismo. Si se opta por realizar cambios, debe prestarse atención a cómo un jardín evoluciona ante esos cambios. Y una vez obtenido los resultados, debe evaluarse si amerita continuar realizando cambios o retroceder sobre los ya implementados.

5) Utilizar y valorar los recursos renovables

Aprovechar la abundancia de la naturaleza para reducir nuestro comportamiento consumista y dependiente de los recursos no renovables.

Permacultura Utilizar y valorar los recursos renovables

Ejemplo: Para garantizar la sostenibilidad de un jardín a largo plazo, se debe hacer uso de energía y materiales que puedan regenerarse. Al usar el poder del sol, el viento o el agua, se puede abastecer a los hogares, cultivar alimentos propios y regenerar el medio ambiente de forma más sostenible que mediante el uso de energía fósil.

6) Dejar de producir residuos

Valorar y darle uso a todos los recursos que están al alcance, nunca nada debe desecharse. Replantearse el concepto de residuo.

Permacultura Dejar de producir Residuos

Ejemplo: Debe echarse un vistazo a lo que se tira y reconsiderar si se puede reparar o reutilizar cuando sea posible, haciendo abono o trabajando con empresas éticas que analizan los residuos durante todo el ciclo de vida de sus productos.

7) Diseñar patrones a detalle

Si se da un paso atrás, se observará patrones en la naturaleza y en la sociedad. Estos pueden formar la base de diseños, con los detalles rellenados, mientras se avanza.

Permacultura Diseñar Patrones a Detalle

Ejemplos: Ya sea diseñando un nuevo huerto o una forma de vida sostenible completamente nueva, siempre debe mirarse el panorama general antes de prestar atención a las pequeñas cosas. Pensar de manera integral, en todas las áreas de nuestra vida, ayuda a avanzar en una dirección positiva.

8) Integrar en lugar de segregar

Si se colocan las cosas adecuadas en los lugares adecuados, con el tiempo las relaciones entre esas cosas se desarrollarán y se complementarán para darse apoyo.

Permacultura Integrar en lugar de Segregar

Ejemplos: Piense en su jardín como parte de una red mucho más amplia de jardines comunitarios. Uno puede beneficiarse de poder intercambiar los exceso de productos, el compartir las herramientas y aprender nuevas habilidades.

9) Utilizar soluciones pequeñas y lentas

Sistemas pequeños y lentos son más fáciles de mantener que los más grandes. Es mejor optar por los primeros así se aprovechan mejor los recursos locales y se producen resultados más sostenibles.

Permacultura Utilizar Soluciones pequeñas y lentas

Ejemplo: Es mejor desarrollar habilidades propias e invertir lentamente sobre la marcha. Al construir un jardín, se puede recolectar muchos materiales a bajo costo o gratis si uno está dispuesto a ser paciente. Ir despacio significa también ahorrar recursos porque se evitará comprar cosas nuevas que podría terminar por desperdiciando.

10) Utilizar y valorar la diversidad

La diversidad reduce la vulnerabilidad frente a una serie de amenazas y toma ventaja de la naturaleza única del ambiente donde reside.

Permacultura Usar y valorar la diversidad

Ejemplos: Cultivar una diversidad de plantas significa que siempre habrá algo con lo que los insectos beneficiosos puedan alimentarse y proteger su jardín de plagas y enfermedades. Comer una amplia variedad de alimentos también puede mantener mejor nuestra salud.

11) Usar los bordes y valorar lo marginal

No piense que se está en el sendero correcto sólo porque es un camino conocido. Explorar más allá de los sitios que uno acostumbra puede traerle nuevas ideas y recursos.

Permacultura Usar los bordes y valorar lo marginal

Ejemplos: Los balcones, el borde del sendero y el borde del camino de entrada son solo algunos de los espacios que también pueden ser productivos, no solo el interior de un jardín. Las hierbas, como la ortiga y el diente de león, se pueden recolectar de los bordes de los senderos o de las parcelas de tierra no utilizadas.

12) Responder creativamente al cambio

Puede obtenerse un impacto positivo sobre el cambio inevitable observándolo cuidadosamente e interviniendo en el momento preciso.

Permacultura Responder creativamente al cambio

Ejemplos: Es importante recordar que la Permacultura no se trata solo del ahora, sino del futuro. Hay que diseñar siempre para el cambio, entendiendo que las cosas se modificarán con el tiempo.

La Flor de la Permacultura

La Permacultura permite a las granjas y a las comunidades perseguir sus propios fines de una manera que trabaje con el medio ambiente y no en su contra. Para conseguir esto se tienen en cuenta tres éticas básicas (o principios éticos) y fundamentales:

Flor de la Permacultura
Flor de la Permacultura
  1. Cuidado de la tierra: Se reconoce la importancia de todos los componentes vivos y no vivos del planeta. También implica una ética de vida básica, que reconoce que todo ser vivo tiene valor en el sentido de que cumple algún papel básico en el ecosistema natural.
  2. Cuidado de las personas: Aquí se aboga por la importancia de la participación comunitaria y que el acceso a los recursos naturales debe ser un derecho humano básico.
  3. Establecer límites justos: Se reconoce la importancia de reinvertir el excedente de trabajo, dinero, información y energía en el cuidado del planeta y de las poblaciones humanas que lo habitan.

A su vez, de estos principios éticos se desprende una serie de siete dominios de aplicación que representan la transición de la permacultura teórica a la práctica. Los 7 dominios y las 3 éticas de la permacultura se suelen representan juntos en la flor de la permacultura.

Cualquier tema examinado, desde algo tan general hasta algo tan específico, se manifiesta en todos estos dominios de la flor simultáneamente. En conjunto, la flor representa las diferentes facetas de cualquier tema u objeto, por lo que se pueden mejorar los diseños observando e interactuando con cada uno mientras se trabaja.

Administración de la tierra y la naturaleza

Las maneras en los habitantes influyen en la ecología de un lugar específico.

Permacultura Administración de la tierra y la naturaleza

Ejemplos: Agricultura ecológica u orgánica, agroforestería, acuicultura integrada, conservación de semillas, jardinería forestal, gestión integral de pastizales, cosecha y caza silvestres, etc.

Construcción

Todo lo relacionado con el entorno creado por el hombre, incluyendo los diseños, las estructuras específicas y el proceso de construcción.

Permacultura Construcción

Ejemplos: Utilización de materiales de construcción naturales, recolección de agua y reutilización de desechos, Bioconstrucción, diseño orgánico, diseño solar pasivo, etc.

Herramientas y tecnología

Objetos físicos que se utilizan para manipular el entorno y conceptos relacionados con su funcionamiento. Las ideas y formas de pensar se requieren para operar de la forma en que lo hacemos habitualmente.

Permacultura Herramientas y tecnología

Ejemplos: Generación de energía renovables, almacenamiento de energía, herramientas manuales, biocombustibles a partir de residuos orgánicos, biocarbón de desechos forestales, etc.

Educación y cultura

Ideas locales específicas relacionadas con cómo se vive la vida y cómo se transmite esa información.

Permacultura Educación y Cultura

Ejemplos: Ecología social, aprendizaje activo, arte y música participativas, pedagogía Waldorf, educación en el hogar, etc.

Salud y bienestar espiritual

El efecto que algo tiene en su entorno, tanto física como mentalmente. La asunción de la responsabilidad personal para nuestro propio bienestar.

Permacultura Salud y Bienestar Espiritual

Ejemplos: Medicina natural, renacimiento de la cultura indígena, disciplinas de cuerpo-mente-espíritu como meditación, yoga, tai chi, etc.

Finanzas y economía

Todos los métodos alternativos de intercambio de bienes y servicios desde el enfoque de la permacultura.

Permacultura Economía y Finanzas

Ejemplos: Mercado de agricultores, análisis del ciclo de vida, economía colaborativa, cuotas de energía negociable, monedas locales y regionales, etc.

Tenencia de la tierra y gobernanza comunitaria

La forma en que cada individuo participa en el mundo, región o pueblo que les rodea, las decisiones que se toman sobre un espacio y quienes están incluidos.

Permacultura Tenencia de tierra y gobernanza comunitaria

Ejemplos: Coviviendas, ecoaldeas, cooperativas, tecnología de espacio abierto, título nativo y derechos de uso tradicional, etc.

Beneficios de la Permacultura

Según Our World in Data, el 18,4% de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de la agricultura industrial, la silvicultura y el uso de la tierra a nivel mundial. Y ese porcentaje se ve incentivado por la cantidad de alimentos que se desperdician generando emisiones adicionales cuando se echan a perder.

Agricultura

Si bien la agricultura tradicional ha sido una pieza fundamental para el avance de nuestras civilizaciones, el impacto que genera en la composición del suelo y la atmósfera es innegable. La Permacultura, como alternativa a la agricultura, busca ofrecer soluciones positivas para gestionar adecuadamente las composiciones del suelo, eliminar los productos químicos tóxicos y crear abundancia de alimentos al mismo tiempo que se regenera la tierra.

A continuación, mencionaremos todos los impactos medioambientales provocados por la agricultura tradicional y cómo la Permacultura pretende solucionar dichos problemas:

Uso de fertilizantes

La agricultura se caracteriza por el uso constante de fertilizantes artificiales y abonos con alto contenido de nitrógeno que pueden generar óxido nitroso y dióxido de carbono, gases que tienden a acrecentar el cambio climático.

Fertilizantes Artificiales

La Permacultura tiene una variedad de enfoques para regular, resolver o evitar estas prácticas insostenibles. Específicamente, la Permacultura aboga por una agricultura completamente orgánica que evita los fertilizantes artificiales. Cuando se cultiva orgánicamente, no se alimenta a las plantas, se alimenta a la tierra. Los métodos de permacultura como el compostaje, el ‘picar y soltar’, la agricultura sin labranza y la aplicación de fertilizantes más eficiente, como la pulverización foliar, aumentan los organismos beneficiosos del suelo. Estos métodos reducen o eliminan el nitrógeno o el carbono que se escapa del suelo.

Manejo eficiente del suelo

Suelo erosionado

Las prácticas de erosión del suelo también pueden producir óxido nitroso ya que el nitrógeno del suelo está expuesto a la intemperie. Con respecto al manejo del suelo, los diseños de Permacultura buscan “ralentizar, esparcir y hundir” el agua. Esto reduce la escorrentía de aguas pluviales, recarga el acuífero y busca eliminar la erosión del suelo, reduciendo así la cantidad de carbono y nitrógeno que sale de este.

Metano a partir del estiércol de ganado

Si bien hay una cantidad considerable de metano producido por el estómago de las vacas, su estiércol en descomposición crea carbono adicional. La descomposición aeróbica de este desecho animal produce más dióxido de carbono, mientras que la descomposición anaeróbica produce más metano.

Vaca

Un método popular de manejo del estiércol que utiliza la Permacultura se llama biodigestor de metano. Estas estructuras crean condiciones anaeróbicas para que las bacterias procesen el estiércol junto con otros desechos y permitan que el gas se recolecte para uso doméstico, como cocinar o calentar. La captura y quema de este metano crea dióxido de carbono, pero el impacto aquí es mucho menor que si se permite que el metano escape directamente al medio ambiente. Además, con simplemente compostar estos residuos también se pueden evitar la producción de metano.

Emisiones por el transporte de insumos

Un problema importante con la agricultura contemporánea es que se realiza lejos de donde vive la gente, y por ende, de las tiendas de comestibles en todas partes del país. Los productos agrícolas cosechados deben transportarse cientos de millas entre granjas, plantas de procesamiento, centros de distribución y tiendas de comestibles, solo para llegar a su heladera. Esto crea inherentemente emisiones de carbono a través del transporte.

Transporte de Insumos

La Permacultura aboga por el consumo de alimentos específicos propios de cada región, cultivar alimentos en su patio delantero y trasero y el consumo de alimentos locales que no forman parte de la dieta típica. La producción de la granja a la mesa permite la cosecha cuando los alimentos están maduros y en temporada y evita largas rutas de transporte.

Uso de pesticidas

Los productos químicos tóxicos utilizados en la agricultura están destinados a matar plagas. Sin embargo, estos productos químicos pueden tener impactos no deseados de larga duración después de su aplicación. Si bien el uso de fertilizantes y químicos sintéticos ha ayudado a alimentar a millones de personas, se sabe que algunos de estos productos son tóxicos para los seres humanos y la vida silvestre, y es posible que sus impactos negativos no se conozcan por completo.

Pesticidas

Con la Permacultura, en cambio, hay formas de diseñar granjas que rompan naturalmente los ciclos de plagas, como plantar un policultivo de plantas acompañantes en lugar de monocultivos vulnerables a las plagas, proporcionar hábitats para los depredadores o gestionar el ciclo de los potreros de ganado.

Básicamente, en un diseño permacultural, cada elemento realiza múltiples funciones y cada función está respaldada por múltiples elementos. Es por eso que no existe un insecticida químico único para resolver un problema de plagas, sino más bien una red de elementos naturales que trabajan juntos para reducirlas. Por eso también se planta una diversidad de especies. Esta diversidad dificulta que las plagas encuentren su alimento preferido, al tiempo que crea hábitats adicionales para que las especies depredadoras se coman las plagas.

Conceptos de diseño de Permacultura

La implementación de los principios rectores y éticos de la Permacultura, se llevan a cabo siguiendo una serie de conceptos de diseño clave que presentaremos a continuación:

Zonas

Zonas de la Permacultura

La clasificación por zonas implica la división de las áreas de una finca en función del movimiento y la cantidad de atención humana necesaria para las dichas áreas. A modo ilustrativo, las granjas de Permacultura pueden pensarse como un tablero de dardos, en dónde la granja diseñada por el agricultor se encontraría en el centro. Dividir una granja en zonas tiene por objetivo organizar las actividades agrícolas en una serie de anillos concéntricos que salen del centro. Cuanto mayor sea el tráfico humano requerido para la actividad, más cerca estará esa zona del centro. Con esto presente, las plantas y animales se crían siguiendo los ejemplos de la naturaleza.

Sectores

Sectores Permacultura
Organización de una granja de permacultura en Sectores

Esta es otra metodología para organizar la ubicación de las actividades agrícolas, pero en este caso se enfatiza más en el flujo de energías o recursos necesarios partiendo desde un punto establecido, como una casa de campo o granja suburbana. Imaginemos la granja de Permacultura como una pizza. Cada rebanada triangular representa un sector que se irradia desde el centro. Con esto se intenta organizar las actividades agrícolas para que cada área tenga fácil acceso al centro.

Ubicación relativa

Ubicación relativa permacultura

Teniendo en cuenta lo explicado anteriormente, el principio de la ubicación relativa implica la planificación cuidadosa de las zonas y sectores en función de dónde se encuentran en relación con los demás. Lo que se busca aquí es colocar estos elementos de una manera que maximice el uso de energía y minimice la generación de desperdicios. Un ejemplo sería plantar cultivos cuesta abajo en relación a un estanque para permitir un riego fácil sin la necesidad de un sistema de bombeo.

Elementos únicos con múltiples funciones

Elementos con múltiples funciones

Como una forma de maximizar la eficiencia, sería inteligente colocar los elementos de la granja de tal manera que fomenten el desempeño de múltiples funciones. Por ejemplo, la elección correcta en una planta de cobertura podría proporcionar protección contra el viento y producir semillas para alimentar a las aves de corral. Un estanque colocado correctamente puede suministrar irrigación y cerco al ganado.

Función única de varios elementos

Colector de agua de lluvia

En contraposición a lo anterior, si una función es importante, debe asegurarse de que varios elementos puedan suministrar dicha función, como un plan de respaldo integrado dentro la granja. Esto implicaría, por ejemplo, respaldar los cultivos estacionarios con árboles perennes comestibles en caso de épocas de malas cosechas o usar un estanque para ayudar a regar durante en caso de épocas de sequía.

Eficiencia energética

Energía Solar Permacultura

La Permacultura implica la entrada de la menor cantidad de energía necesaria desde fuera de la granja. Los diseños energéticamente eficientes, mediante el aprovechamiento de la energía solar o la eólica, ayudan a hacer esto posible porque se desperdicia muy poca al tratarse de energía renovables.

Recursos biológicos

Gallinas Permacultura

Continuando con el concepto de la eficiencia energética, siempre de ser posible hay que dejar el trabajo agrícola a elementos no humanos más eficientes. Esto incluye el uso de animales para tareas como control de malezas, control de plagas y producción de fertilizantes. El uso de avispas para controlar los parásitos de las plantas y el estiércol para nutrir los cultivos es un ejemplo de este principio.

Sucesión de plantas

Permacultura Rentable

Las poblaciones de plantas silvestres se desarrollan lentamente transformándose en campos de malezas para luego convertirse en bosques. Imitando dicho modelo de crecimiento de las plantas en un entorno natural, en las granjas de Permacultura se plantan las variedades de cultivos teniendo el ciclo de vida y sinergia con otras plantas. Se cultivan árboles frutales y de frutos secos junto con plantas alimenticias de corta duración, de esta forma, la tierra da frutos constantemente y enriquece el suelo mientras los árboles continúan creciendo hasta la madurez.

Reciclaje de nutrientes

Compostaje Consciente

El reciclaje de nutrientes implica la utilización del ecosistema dentro de la granja para reponer los nutrientes, en lugar de depender de las importaciones o generar desperdicios. Un clásico ejemplo de esta práctica sería el compostaje de materia orgánica y el uso de estiércol como fertilizante, en lugar de utilizar fertilizantes artificiales.

Diversidad

Qué plantar junto Permacultura

Para evitar la dependencia de un solo producto, algo que ocurre a menudo con la agricultura tradicional, la Permacultura fomenta la cría de múltiples cultivos y animales de granja. De esta manera, es menos probable que la volatilidad de precios del mercado o las enfermedades específicas de una raza de planta o animal tengan resultados catastróficos.

Ejemplos de Permacultura

La Red Mundial de Permacultura ha publicado una extensa base de datos para divulgar qué proyectos funcionales de Permacultura existen en todo el mundo. En el sitio se pueden buscar proyectos basados ​​en palabras clave, zona climática y tipos de proyectos para filtrar mejor los resultados. Actualmente, el sitio presenta 1957 proyectos de Permacultura en todo el mundo.

Sin embargo, al ser tantos los proyectos de esta índole, las técnicas y prácticas para implementar esta disciplina de agricultura sustentable suelen variar bastante las unas de las otras. Para esclarecer el asunto, a continuación, presentaremos algunas de las subcategorías más comunes de Permacultura.

Agroforestería

La agroforestería, o agrosilvicultura, es un enfoque de la permacultura que combina árboles o arbustos con ganado o cultivos. El nombre proviene de la combinación de agricultura y silvicultura. Estos dos campos aparentemente separados pueden trabajar juntos para crear sistemas más sostenibles, saludables y productivos.

Agroforesteria

Dentro de la coyuntura de de agroforestería, está la agricultura forestal, cuya idea básica es utilizar un sistema de siete capas para crear su bosque de alimentos. Dicho sistema incluye una capa de dosel, una capa de árboles bajos, una capa de arbustos, una capa herbácea, una rizosfera, una capa de cobertura del suelo y una capa vertical. Este diseño está pensado para imitar los bosques naturales, pero utilizando árboles frutales, de frutos secos, verduras, hierbas y otras plantas que son útiles para los humanos. 

Otros sistemas agroforestales incluyen el silvopastoreo y los sistemas silvoarables. El silvopastoreo combina árboles con ganado forrajero, mientras que silvoarable combina árboles con cultivos asociados. El cultivo en callejones es otra técnica agroforestal que implica cultivar alimentos, cultivos especiales o forrajes entre amplias hileras de árboles.

Hugelkultur

Hügelkultur es una palabra en alemán que significa “cultivo de las colinas”. Es una técnica mediante la cual se entierran grandes cantidades de madera para mejorar la capacidad de retención de agua del suelo.

Hügelkultur

Esta madera en descomposición actúa como una esponja para retener el agua que se filtra en el suelo. A menudo, los materiales vegetales compostables se plantan en la parte superior del montículo y, finalmente, también se convierten en composta en el suelo.

Un Hügelkultur es una excelente manera de seguir el principio de permacultura de capturar y almacenar energía. El agua durante las épocas lluviosas del año queda atrapada en la madera subterránea, que a menudo puede contener suficiente volumen para ayudar a mantener vivas las plantas incluso durante una estación seca prolongada.

Esta práctica es una excelente alternativa a la quema de escombros de madera y otras maderas no deseadas. En lugar de liberar carbono a la atmósfera cuando se quema, el carbono de la madera se vuelve a secuestrar en el suelo.

Sistemas de Captación de Agua de Lluvias

El agua que se escurre por la tierra luego de la lluvia puede capturarse y almacenarse para utilizarse más adelante. La mayor parte del agua de lluvias puede recogerse directamente de los techos de los hogares. Para recolectarla, se necesita conectarse un tanque al drenaje del techo, y así evitar que el agua llegue al suelo y se desperdicie.

Recolección de agua de lluvia
Tanque conectado a un desagüe de techo para recolectar agua de lluvias

Otro método de captación de agua es la recolección de aguas pluviales. Este se diferencia de la recolección de agua de lluvias por el techo en que no se limita únicamente a capturarse desde el techo, sino que la recolección de aguas pluviales se realiza también en arroyos, desagües y otras vías fluviales. Una forma en que los agricultores pueden crear un sistema de recolección de aguas pluviales es haciendo una cisterna o depósito de agua en la base de una colina. Esto atrapará la mayor parte del agua que fluye por la ladera.

La ventaja de la recolección de aguas pluviales es que se obtiene un volumen de agua mucho mayor recolectado. La desventaja es que recoge una mayor cantidad de contaminantes. Para mitigar esto, normalmente se incorporan rocas y limo al cerro para filtrar parcialmente el agua antes de que llegue a la cisterna.

El agua de lluvia se puede usar para una variedad de aplicaciones, que incluyen agua para riego y ganado, e incluso agua potable si se trata primero de manera adecuada.

Pastoreo Rotacional

El pastoreo generalmente se considera una actividad que genera un impacto ambiental negativo, porque este puede destruir el medio ambiente si no se practica de manera responsable.

Pastoreo Rotacional

En permacultura, el pastoreo rotacional es el método preferido de los pastoreos sostenibles. Este implica mover grupos de ganado con regularidad entre diferentes campos, pastos o bosques. Tanto los animales rumiantes (vacas, cabras y ovejas) como los animales no rumiantes (cerdos, conejos o gansos) pueden utilizarse eficazmente para el pastoreo rotativo.

Cuando se hace de manera responsable, las perturbaciones causadas por los animales que pastan pueden generar una mejora ecológica y dar cabida a que las plantas vuelvan a crecer más rápidamente.

La práctica implica monitorear de cerca al ganado para determinar cómo está interactuando con la tierra. Las plantas necesitan un descanso adecuado entre los pastoreos, por lo que es importante que un área tenga un período de descanso para volver a crecer después de haber sido pastoreada. Sin embargo, tampoco se debe dejar descansar demasiado un área o las plantas pueden sufrir lignificación (volverse leñosas), lo que resulta en una menor productividad. Así que es un delicado acto de equilibrio. 

Mantillo

Muchos agricultores y jardineros utilizan mantillo, o acolchado en hojas, para proveer de nutrientes a los cultivos. Este es cualquier tipo de cubierta protectora que se coloca sobre el suelo para retener el agua y evitar el crecimiento de malezas. Para prepararlo, se utiliza comúnmente astillas de madera, cartón, plástico, piedras junto con otros materiales.

Mantillo

El mantillo es una técnica orgánica sin excavación que intenta imitar la acumulación de materia vegetal en el suelo como ocurre naturalmente en los bosques, es decir, cómo las hojas cubren el suelo.

Por lo general, el acolchado en láminas utiliza capas alternas de materiales “verdes” y “marrones”. Los materiales marrones incluyen hojas caídas, papel y cartón triturados, agujas de pino, astillas de madera y paja. Los materiales verdes incluyen estiércol, recortes de césped, tripas de lombrices, restos de verduras, heno, posos de café y abono.

Se pueden usar de 5 a 10 capas de materiales. El mantillo siempre debe cubrirse con paja o astillas de madera para ser efectivo. El acolchado en hojas ayuda a agregar nutrientes y materia orgánica al suelo, suprime el crecimiento de malezas, modera las temperaturas y protege contra las heladas, reduce la erosión y la evaporación y absorbe la lluvia.

Bioconstrucción

La Bioconstrucción es un enfoque de arquitectura sustentable que implica la búsqueda y utilización de materiales sostenibles para construcción de viviendas. En un sistema de diseño permacultural, los materiales sostenibles pueden ser  tanto materiales reciclados o recuperados como materiales sacados directamente de la naturaleza.

Casa Cob
Casa Cob

Son muchos los recursos renovables en la tierra que pueden utilizarse en un proyecto de construcción. La arcilla, las rocas, la tierra apisonada, la madera, el bambú, la paja y la arena son algunos ejemplos de materiales fácilmente disponibles en el entorno natural circundante.

Por ejemplo, la tierra, el agua, la paja y la cal se pueden combinar para crear Cob. Esta mezcla de materiales de construcción es de muy bajo costo, ignífugo, resistente a actividades sísmicas y lo suficientemente fuerte como para construir casas enteras. A pesar de estar fabricada con materiales naturales, el Cob es muy resistente a la intemperie.

El adobe es otro material similar al cob que se utiliza en todo el mundo, desde México hasta Oriente Medio.

Nave Terrestre
Nave Terrestre

También se pueden utilizar materiales menos naturales como neumáticos para la construcción. Las casas Earthship (Naves tierra) son un tipo de refugio solar pasivo que se construye apilando neumáticos llenos de tierra para formar paredes y luego cubriéndolos. Esta puede ser una excelente manera de reutilizar neumáticos usados ​​que, de otro modo, terminarían en vertederos o incinerados. Las ventanas de vidrio desechado también se usan a menudo de manera similar en lugar de comprar nuevas.

Agricultura sin labranza

La agricultura con labranza mínima o sin labranza tiene como objetivo dejar el suelo intacto. En lugar de romper el suelo o modificarse antes de plantar como se realiza en la agricultura tradicional, aquí simplemente se lo deja intacto.

Agricultura sin labranza

Esta práctica ayuda a retener el agua, evita que el carbono salga del suelo, mejora la calidad del suelo y reduce la cantidad de semillas de malezas que se acercan a la superficie para germinar.

La agricultura convencional perturba el suelo. Esto provoca que el dióxido de carbono entre a la atmósfera y oxigene demasiado el suelo. Aflojar el suelo de esta manera también puede conducir a la erosión y la escorrentía de nutrientes, así como a destruir las redes de hongos beneficiosos en la tierra.

Con las técnicas adecuadas, la labranza es algo que se puede minimizar o incluso eliminar por completo en algunos sistemas.

Plantaciones complementarias

Plantaciones Complementarias Permacultura

Realizar plantaciones complementarias en Permacultura es una excelente idea para que una planta le confiera atributos positivos o le reste atributos negativos a otras plantas.

Las combinaciones de plantas, aparte de complementar la simbiosis, garantizan también un huerto más variado y atractivo. Muchas de estas prácticas modernas de plantación complementaria eran muy utilizadas hace varios siglos por diversas culturas originarias.

Beneficios simbióticos entre plantas

  1. Mejoran sutilmente el sabor a otras plantas: La albahaca, por ejemplo, mejora el sabor de los tomates.
  2. Aumentan el rendimiento de otras plantas: Colocar plantas en un mismo lugar aumenta las probabilidades de obtener mejores rendimientos, incluso si una categoría se encuentra con problemas catastróficos.
  3. Facilitan el crecimiento de otras plantas: Algunas plantas pueden proporcionar cobertura del suelo o funcionar como enrejado para otras plantas. Por ejemplo, los tallos de las plantas de maíz sirven de enrejado para que el frijol rojo pueda trepar por él.
  4. Fijan nitrógeno en el suelo: Algunas plantas pueden fijar nitrógeno en el suelo y lo ponen a disposición de otras plantas. La familia de las legumbres tiene la capacidad de fijar nitrógeno en el suelo.
  5. Repelen insectos: Algunas plantas tienen la propiedad de repeler insectos, plantas u otras plagas (como nematodos u hongos), por medios químicos.
  6. Plantas que se benefician de los insectos: Algunas plantas atraen o son habitadas por insectos u otros organismos que se benefician de ellos, como las mariquitas o algunos “buenos nematodos”.
  7. Protegen a otras de factores climáticos: Algunas plantas pueden servir como protección contra el viento, o el sol del mediodía para otras plantas.
  8. Plantas que sirven de cebo: Algunas plantas atraen plagas para evitar que invadan otras plantas más sensibles a dichas plagas.

Horticultura comercial

La horticultura comercial es una alternativa interesante que se diferencia de la agricultura tradicional. Esta se realiza en grandes extensiones de tierra en zonas remotas de un país, utilizando parcelas de tierra más pequeñas que a veces incluso se encuentran en entornos urbanos.

Horticultura Comercial

Como sugiere el nombre, los horticultores suelen vender sus productos en los mercados de agricultores, aunque algunos también pueden abastecer directamente a restaurantes y tiendas de comestibles.

En la horticultura comercial, los cultivos comerciales se cultivan intensivamente a pequeña escala (generalmente menos de un acre de tierra).

¿Cómo estudiar Permacultura?

Ya sea que vivas en una granja, en una casa residencial o en un departamento, la Permacultura es practicable en cualquier entorno. Simplemente con saber aprovechar los recursos disponibles y con un poco de inteligencia, se puede hacer florecer vegetación donde uno se proponga.

Si te entusiasma el mundo de la Permacultura y quieres sumergirte en ella, a continuación, te presentaré seis métodos para perfeccionar tu experiencia en esta práctica ecológica.

Libros de Permacultura

Una de las maneras más directas para adentrarse en Permacultura es leyendo libros sobre el tema. Aquí una lista de 12 libros recomendados:

  1. Permacultura: una guía para principiantes – Graham Burnett
  2. Introducción a la Permacultura – Bill Mollison
  3. El jardín de Gaia: una guía para la Permacultura a escala doméstica – Toby Hemenway
  4. Guía del usuario de la Tierra sobre Permacultura – Rosemary Morrow
  5. La Gente y la Permacultura – Looby Macnamara
  6. Diseño de Permacultura: una guía paso a paso – Aranya
  7. Principios y caminos de la permacultura más allá de la sostenibilidad – David Holmgren
  8. Un manual del diseñador – Bill Mollison
  9. Growing a Permaculture Food Forest – Caleb Warnock
  10. Creación de un jardín forestal – Martin Crawford
  11. The Basics of Permaculture Design – Ross Mars
  12. Manual de cuidado de la tierra – Patrick Whitefield

Asesoramiento

Tomar cursos: Puedes probar inscribirte en cursos centrados en Permacultura. Esto es recomendable para las personas que no se les da bien aprendiendo solo con libros. Puede inscribirse en cursos en línea o tradicionales. Algunos de los cursos que se ofrecen por internet son gratuitos, por lo que puede ser una excelente oportunidad.

Sin embargo, las clases tradicionales pueden ser muy útiles también, debido a que muchas de estas suelen ser inmersivas. Allí podrá conocer, e incluso trabajar en proyectos de Permacultura reales para poner en práctica todo lo que ha aprendido con los libros.

Curso de Permacultura

Encontrar un mentor: Uno de los discípulos de Bill Mollison, David Holmgren, se convirtió en uno de los fundadores de la Permacultura junto a su maestro. Es probable que tu interés por esta disciplina haya sido despertado por el trabajo de otra persona en una instalación local. Intente averiguar quién concibió el proyecto de plantación y considere pedirle a la persona si estaría dispuesta a ser su mentor. Ofrézcase a ayudarlo en un proyecto de ser necesario para afianzar la relación y no se limite únicamente a ser un oyente.

Si se vuelve difícil encontrar un mentor en persona, intente seguir el trabajo de un experto a través de las redes sociales. También puede probar asistir a eventos o encontrar conferencias en línea donde oradores hablan sobre la evolución futura de la alimentación y la agricultura.

Aprendizaje Práctico

Visitar un invernadero: Los profesionales de la jardinería locales probablemente sepan un par de cosas sobre la Permacultura. Incluso si no han estudiado el tema, pueden indicarle las plantas que son nativas de su zona climática. Elegir plantas que prosperen de forma natural tiene sentido si te interesa entrar en el mundo de la Permacultura: toda la práctica depende de un paisajismo que se adapte a la naturaleza. Y esto, a su vez, se asocia con los siguientes métodos de aprendizaje.

Invernadero Permacultura

Iniciar un proyecto comunitario: Comenzar un jardín comunitario es una de las mejores formas de flexibilizar las habilidades de Permacultura estudiadas. Una vez que tenga un terreno para su proyecto, reúnase con otros y planifique un paisaje amigable con la Permacultura. Algunos vecinos pueden querer un jardín que produzca productos agrícolas, mientras que otros simplemente esperan algo que agregue belleza natural al vecindario. Puede combinar todos esos elementos con la Permacultura, así que trabajen juntos para crear algo que se adapte a todos, y también a la tierra.

Plantar en el patio trasero: El patio trasero podría ser un gran lugar para poner en práctica lo aprendido con otros métodos. Si se dispone de un espacio verde, es buena idea probar primero la Permacultura en casa. De la misma forma que con el jardín comunitario, se debe delinear las metas para el proyecto. Una vez establecida la visión, debe implementarse con los principios ecológicos aprendidos.

¿La Permacultura puede ser rentable?

Dado el lento desarrollo que requieren las granjas de Permacultura, en conjunción con las limitaciones impuestas por esta en cuanto al uso de insumos industriales, suele ser complicado encontrar casos rentables de este tipo de emprendimiento agrícola a través de internet.

Sin embargo, según una investigación realizada por Permaculture Apprentice existen muchos modelos viables de Permacultura a diferentes escalas que van desde huertos urbanos y fincas hasta medianas y grandes granjas.

A continuación, extraeremos las conclusiones más importantes del estudio realizado para tenerlos en cuenta a la hora de emprender una granja de Permacultura a cualquier escala:

Huerto de Permacultura

Huerto de Permacultura

Independientemente de la escala, se necesitan mucho tiempo para establecer un sistema financieramente funcional. Para un huerto de permacultura el mínimo es 10 años.

Optar por la plantación de diversas especies de árboles perennes comestibles o exóticas, a modo de inversión, contribuye al autoabastecimiento de nutrientes en el hogar y a la disponibilidad para la venta de plantas excedentes.

La resiliencia alcanzada en un huerto de Permacultura suele ser lo suficientemente alta como para garantizar la autosuficiencia al corto plazo. No tanto así, para sostenerse económicamente.

Finca de Permacultura

A escalas mayores de tamaño, el tiempo requerido para hacer rentable una finca de permacultura puede variar entre 10 a 15 años. La concepción de una granja o finca de Permacultura se debe pensar a largo plazo, pero se debe planificar a corto plazo.

Granja de Permacultura

La resiliencia alcanzada en las fincas de Permacultura es lo suficientemente alta como para garantizar la autosuficiencia. Sin embargo, a nivel de ingresos agrícolas las cifras pueden variar en función de la evolución condiciones climáticas de cada año. Afortunadamente, si la diversificación de plantaciones es amplia algunas especies podrán prosperar incluso en malas condiciones. Cuanta mayor sea la variedad de plantas cultivadas, mayor será la facilidad de adoptar un vivero como propuesta de negocio. Se estipula que una finca de entre 2 a 4 hectáreas es suficiente para satisfacer las necesidades humanas.

Adicionalmente, la experiencia acumulada durante el diseños de un jardín o finca de Permacultura contribuye a que uno de vuelva un experto en el tema. Aprovechando las habilidades aprendidas se pueden generar ingresos extras impartiendo clases, ofreciendo consultoría, conferencias o visitas al sitio trabajado para que personas interesadas puedan aprender más sobre Permacultura. Todos estos modelos de negocio pueden practicarse en todas las escalas.

Grandes granjas de Permacultura

El tiempo requerido para hacer rentable una granja mediana de permacultura puede variar entre 15 a 25 años. Cuanto mayor sea la tierra, más oportunidades y más ingresos se obtendrán en la granja de Permacultura. Para estos diseños, es rentable el pastoreo o silvicultura comercial. El uso de sistemas agroforestales permite un alto volumen de cultivos perennes, así como plantas anuales y animales para estar simultáneamente en el sistema.

Granja de Permacultura

Inclinarse por la producción agrícola es un enfoque demasiado estrecho, sería modestamente rentable a partir de granjas grandes y medianas. De no ser así inclínese por el negocio en de pequeña granja, negocios fuera de la finca, negocios de viveros o inversión inmobiliaria.

La diversificación es la clave de la rentabilidad de los modelos de Permacultura. En un sistema de policultivo, siempre hay algo que se puede cultivar, fabricar o intercambiar para obtener dinero. Y una vez que se comienza a considerar la Permacultura como una empresa rentable, todas las oportunidades se vuelven interesantes.

Las plantas de Permacultura

Cuando se habla de plantas de Permacultura, por lo general, uno se refiere a plantas que son populares para el diseño de jardines o granjas de Permacultura, es decir, que puedan plantarse junto a otras especies de plantas y que garanticen la sostenibilidad y diversidad estabilidad del entorno.

Plantas Perennes
Plantas Perennes

Sin embargo, es importante remarcar que las plantas que sean óptimas para un jardín de Permacultura pueden no ser las óptimas para otros jardines, ya que van a depender del lugar y la zona de cultivo. La Permacultura fomenta el uso de plantas nativas, por lo que las mejores plantas de Permacultura para Latinoamérica, podrían no ser las mismas para Australia, Estados Unidos o la India.

Pero Independientemente del clima en el que se resida, hay algunas características universales que hacen que una planta se convierta en un gran candidato para ser usadas en un jardín de Permacultura.

Características de las plantas de Permacultura

Para que una planta de Permacultura pueda ser considerada como tal, debe poseer alguna de las siguientes características:

  1. Ser Permanentes: Debido a que la Permacultura busca crear sistemas permanentes, las plantas perennes van a ser siempre las preferidas por sobre las de duración anual.
  2. Ser de bajo mantenimiento: Los jardines que se cuidan a sí mismo son otro sello distintivo de la jardinería de Permacultura. Se deben seleccionar especies de plantas que prosperen incluso en condiciones duras, con suelos pobres o clima severo. Las plantas pioneras necesitan poca atención, y mejoran el área donde crecen para que sea apta para otras plantas.
  3. Tener raíces profundas: Si se está plantando en un área con una capa superficial de suelo pobre, las plantas de raíces profundas son las más recomendadas para la Permacultura. Estas se caracterizan por extraer los nutrientes del suelo más profundo hacia la superficie, donde se puede acceder a ellos más fácilmente.
  4. Pertenecer a la familia de las leguminosas: Las legumbres se usan frecuentemente en los jardines de Permacultura porque con la ayuda de las bacterias fijadoras de nitrógeno que estas poseen, convierten el nitrógeno del aire en nitrógeno del suelo que pueden utilizar otras plantas.
  5. Producir mucho follaje: Las plantas que producen mucho follaje se pueden podar con frecuencia para crear mantillo. Algunas plantas actúan como mantillo vivo para retener la humedad del suelo y bloquear la luz solar de las malezas. Otras se podan para dejarse caer al suelo como mantillo.

Las malezas en la Permacultura

Las malezas son un problema muy frecuente de los jardineros por una razón, en principio, bastante lógica: Estas compiten por los nutrientes, el agua y el espacio que le destinamos a las otras plantas que sí nos interesan. Sin embargo, la filosofía de la Permacultura, tiene una perspectiva diferente sobre estas plantas. Los más experimentados en esta disciplina saben que las malas hierbas pueden ser muy útiles, e incluso pueden desempeñar un papel vital en una granja de Permacultura.

Malezas

Ahora bien, esto no quiere decir que se deba permitir que las malezas crezcan en todas partes sin restricciones. Por el contrario, se debe aprender a apreciar la información y ayuda que estas brindan, en lugar de antagonizar contra ellas. A continuación, se presentan cuatro motivos por los cuales las malas hierbas pueden ser beneficiosas para un jardín de Permacultura:

Las malezas nos dan señales

Recordemos que la expresión “mala hierba” es una invención humana. Estos brotes vegetales, en realidad, hacen acto de presencia en los lugares donde pertenecen y donde necesitan la ayuda del ecosistema que las concibe. Teniendo esto presente a la hora de plantar, las malas hierbas pueden servir como indicadores de necesidades específicas de estas y que se acoplan con las necesidades de las plantas a sembrar.

Por ejemplo, la achicoria o la mostaza suelen comunicar un suelo compacto, por lo que se puede optar por plantar calabaza o repollo que requieren de este tipo de suelo para crecer. Los muelles, colas de zorra o sauces llorando suelen indicar que el suelo se satura de agua regularmente, para estos casos pruebe con plantar plátano, taro o berro, variedades que requieren elevada humedad para crecer. Por último, el diente de león y la acedera sugieren un suelo con alta acidez, ese tipo de suelo es el ideal para plantas perennes o ruibarbo.

Cola de Zorra
Cola de Zorra

Las malezas protegen el suelo

Una de las razones por la que las malas hierbas son tan odiadas se debe a su gran resistencia. Pero esta cualidad que poseen existe porque cumplen un papel fundamental en la naturaleza. Las malezas son supervivientes que prosperan en dónde otras plantas no pueden. Cuando un suelo está azotado por la sequedad, la presencia humana, herbicidas, estructuras de hormigón o lo que sea, las malezas germinan de todas maneras para transformar un sistema difunto en uno vívido y sostenible. Una vez que el bosque, jungla o pradera se restaura, las malezas dan paso para que crezca otra vegetación.

Ortigas
Ortigas

En definitiva, las malas hierbas mejoran los suelos de diversas formas. Agregan biomasa a la tierra cuando estas perecen, sirviendo de nutriente para otras plantas; actúan como cobertura para el suelo, protegiéndolo de la sequedad o la erosión por viento. Incluso algunas malezas específicas, como la consuelda o el amaranto tienen la propiedad de extraer minerales de las profundidades de los suelos, más allá del alcance de otras plantas, para devolverlas al ciclo de nutrientes.

Las malezas promueven la biodiversidad

Las malezas, además de restaurar la vida de un suelo, fabrican un hábitat para la vida silvestre. Las flores que estas generan, como los dientes de león, convocan polinizadores como abejas o mariposas cuando las plantas que cultivamos no lo hacen. La vegetación que generan sirve de refugio para controladores de plagas como ranas, lagartijas y serpientes. El aumento de la variedad de insectos, buenos y malos, atrae a más aves. Las malezas que cubren un suelo virgen también protegen la vida del suelo, y la materia orgánica en descomposición de las malas hierbas caídas alimenta a los microorganismos de los que depende todo el sistema.

Diente de león
Diente de león

Las malezas también sirven de alimento

Como muchas otras plantas silvestres, una buena parte de las malas hierbas son comestibles. Mientras luchamos por encontrar espacio para que nuestros cultivos crezcan, en realidad podríamos estar eliminando y descartando verduras silvestres que brindan un buen dote de vitaminas y minerales, ofrecen sabores más interesantes y crecen sin ningún esfuerzo de nuestra parte.

Verdolaga
Verdolaga

Algunas de estas son las ortigas, la milenrama, la verdolaga, el dock, el plátano latifoliado, la kudzu, el cuarto de cordero o la borraja. Para aquellos que intentan crear su propia fuente de alimento ecológicos, las malezas pueden desempeñar un papel importante para lograrlo.

Historia de la Permacultura

En este último apartado analizaremos la historia de la Permacultura. Para ello, descubriremos sus antecedentes, los aportes pioneros de Masanobu Fukuoka y Bill Mollison y la concepción de la Permacultura como disciplina alternativa de agricultura.

Antecedentes

Tal vez el primer registro etimológico que hizo alusión a la Permacultura fue el otorgado por Joseph Russell Smith, un geógrafo estadounidense que contó sus experiencias como agricultor en uno sus libros: “Cultivo de árboles: Una agricultura permanente”, donde explicó cómo la plantación de árboles garantiza un acceso más sostenido al alimento en el tiempo para los seres humanos y animales de ganado. De estas experiencias, sugirió el uso de cultivos mixtos de árboles con otras plantas de agricultura tradicional para aumentar la resiliencia de alimenticia y de los ecosistemas. El libro de Smith inspiraría en esa época a otros pioneros en Permacultura como Toyohiko Kagawa, un japonés cristiano que fue pionero en la agricultura forestal de Japón en la década de 1930.

Masanobu Fukuoka

Tiempo después, surgirían otros referentes que expandirían el marco teórico este estilo de agricultura. En 1964, el australiano P.A. Yeomans daría una definición aún más esclarecedora de Agricultura Permanente en su libro “Agua para cada granja”. En él, introduciría un enfoque basado en la observación para el uso de la tierra (uno de los principios de Permacultura moderna). Otro referente temprano sería Masanobu Fukuoka, un granjero y filósofo japonés que, a fines de la década de 1930 en Japón, comenzó a abogar por huertos y jardines sin labranza y por la agricultura natural.

Masanobu Fukuoka
Masanobu Fukuoka

Bill Mollison

Pero no sería hasta fines de la década de los 1960 cuando Bill Mollison, un profesor australiano de Psicología Ambiental de la Universidad de Tasmania, junto con uno de sus estudiantes, David Holmgren, le incorporaría sustento académico a la agricultura basada en ecosistemas. Los licenciados comenzaron a desarrollar ideas sobre sistemas agrícolas estables que pudieran funcionar en sus comunidades.

Bajo la perspectiva de Mollison, los métodos industrializados contemporáneos dependían en gran medida de recursos no renovables y, su utilización sistematizada estaba envenenando la tierra y el agua, estaba reduciendo la biodiversidad y estaba eliminando miles de millones de toneladas de tierra vegetal de paisajes previamente fértiles. Una crisis ambiental y social en toda la regla.

Pero Mollison, en lugar de solo indignarse por lo que estaba sucediendo, en su lugar se puso a trabajar en la creación de una solución positiva. Y pensó que la solución sería vivir en base a los patrones que había observado en la naturaleza.

Bill Mollison
Bill Mollison

¿Cómo surgió la Permacultura?

Al observar la naturaleza, Mollison obtuvo varias ideas importantes. Observó que los sistemas naturales, como los bosques y los humedales, son sostenibles, satisfacen sus propias necesidades energéticas y reciclan sus propios desechos. También observó que todas las diferentes partes de un ecosistema natural trabajan juntas. Cada componente del sistema realiza tareas importantes. Por ejemplo, las abejas ayudan a polinizar, las aves controlan las plagas, ciertas plantas extraen nitrógeno del aire y lo fijan en la tierra de manera que otras plantas pueden utilizarlo. Aplicó estos y otros conocimientos para diseñar y crear sistemas agrícolas sostenibles.

A inicios de la década de los 70, los australianos Bill Mollison y David holmgren (su alumno) escribieron y publicaron su libro: “Permaculture One”, hecho que crearía oficialmente el término Permacultura. En la década de los 80, Mollison publicó su manual de diseño de sistemas para Permacultura y comenzó a impartir cursos para difundir sus ideas por todo el mundo. Ya en la década de los 90, la Permacultura comenzó a extenderse por todo Estados Unidos, aunque actualmente es más conocida en otros países del mundo. Hasta el día de hoy, continúa creciendo como un movimiento de base global y la gente aprende sobre él principalmente a través de cursos y talleres de diseño de Permacultura.

Solarpedia