Este inventor peruano creó una máquina capaz de extraer agua del aire para cultivar en el desierto

Extractor de agua del aire Yawa
Extractor de agua del aire Yawa

Cuando Max Hidalgo tenía 13 años fue enviado a la escuela donde sus padres esperaban que recibiera una educación de calidad, que no estaba disponible en su remota aldea rural de Perú.

“Fue un gran sacrificio para mi familia, pero si no fuera por eso, nunca estaría donde estoy hoy”, dijo el biólogo e inventor de 30 años, quien fue honrado como uno de los miembros del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente siendo uno de los Jóvenes Campeones de la Tierra para 2020 dentro de los siete ganadores de premios de todo el mundo que recibieron financiación y tutoría para apoyar sus iniciativas medioambientales.

Tecnología inspirada en la naturaleza

Hidalgo, un incansable artesano, ha acumulado premio tras premio por su trabajo, utilizando la naturaleza como inspiración para las innovaciones tecnológicas que cambian la vida de las comunidades más pobres del mundo.

“Desarrollé un generador de energía eléctrica en forma de flor y una maceta que puede cargar baterías de teléfonos celulares”, dijo. “Ahora estoy trabajando en el desarrollo de envases biodegradables que sean hexagonales, como una colmena, para que sean resistentes pero compactos. La naturaleza en sí misma es increíble. Hay tanto que podemos aprender observándola”.

Pero su invento más anunciado hasta ahora ha sido sin dudas su máquina que extrae el agua del viento para varios usos. Llamada Yawa por las palabras quechuas para agua, yaku, y viento, waira, la tecnología utiliza una turbina eólica para condensar el vapor del aire y generar agua.

Cuesta alrededor de $ 70,000 para un sistema que puede proporcionar agua a una aldea de 100 habitantes. La tecnología es muy necesaria en el Perú natal de Hidalgo, uno de los países de América Latina con mayor riesgo de sufrir una crisis de agua debido al cambio climático.

“Hay comunidades que han estado esperando por agua durante 20 años y dependen de camiones que llegan con agua cara y de calidad cuestionable”, dijo. “¡Fuimos a un pueblo en el sur de Perú y el costo estimado del agua corriente para esta comunidad de 100 personas fue de US$ 1 millón!”

Economía Circular

La tecnología Yawa es un ejemplo de buenas prácticas en la economía circular. Los materiales utilizados para construir la turbina son reciclables y hay un mínimo de plástico en el dispositivo.

La tecnología fácil de usar incluso se está modificando para adaptarse a la calidad del aire local, una respuesta a los desafíos planteados por la contaminación del aire. Pero lo más importante es que la tecnología es algo que las comunidades a las que sirve pueden usar, poseer y reparar, incluso si no tienen clara la ciencia detrás de ella.

Video

“Cuando estaba probando por primera vez esta tecnología en diferentes comunidades rurales, pasé mucho tiempo explicando los aspectos técnicos y los procesos científicos detrás de ella”, dijo Hidalgo. “En un momento una mujer me detuvo, me miró a los ojos y me dijo: ‘Joven, solo quiero agua’. Y eso cambió algo dentro de mí, y supe que tenía que mantener las cosas simples”.

Hidalgo considera que salir del laboratorio y adentrarse en las comunidades es fundamental para cualquier persona que busque utilizar la tecnología o la innovación para producir un cambio ambiental audaz.

“Tenemos que escuchar lo que quieren las comunidades y responder a sus necesidades. Ahí es donde nos llevan los vientos de la creación”, dijo, riéndose de su propio juego de palabras.

“Max Hidalgo ejemplifica el tipo de ingenio que necesitamos para permitir que las comunidades respondan a la emergencia climática en la que nos encontramos”, dijo Miriam Hinostroza, economista ambiental especializada en energía, clima y desarrollo sostenible en el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). “Necesitamos soluciones, incluidas aquellas basadas en la naturaleza que sean asequibles y escalables para que las comunidades de bajos ingresos también puedan volverse resilientes al clima”.

Resolver grandes problemas no siempre requiere una gran tecnología, dijo Hidalgo. Requiere ideas creativas y grandes compromisos. Nunca dejes de creer en tus propias ideas porque puedes cambiar la historia”.


¿Viste esto?


Si te gustó, no olvides compartir:

Un comentario en “Este inventor peruano creó una máquina capaz de extraer agua del aire para cultivar en el desierto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Solarpedia