Un agricultor indio plantó 30000 árboles y transformó un desierto desolado en un oasis rebosante de vida

Anand Dhawaj Negi, el protagonista de nuestra historia, es un funcionario público de gobierno de la india que, luego de observar durante años la incapacidad de las instituciones de su país para hacerle frente al cuidado del medio ambiente, decidió tomar el toro por los cuernos y emprender un proyecto de revitalización de un bosque verde de una extensión de 90 hectáreas en el desierto de Himachal Pradesh al norte de la India. Y con 74 años de edad, Anand ha sorprendido al mundo, por haber dejado un legado que no tiene nada que envidiarle a un milagro.

Anand 2

La hazaña de nuestro agricultor necesitó de la plantación de más de 30 mil árboles posicionados a más de 3 kilómetro sobre el nivel del mar. La Robinia, el Sauce, el Álamo, el Enebro y otras coníferas son las especies más abundantes que Anand ha concebido para este bosque. Pero también ha sembrado una gran variedad de frutas y hortalizas para proveer de alimentos a comunidades locales como manzanas, patatas, girasol, frijoles, guisantes, setas y albarcoques.

La idea del proyecto surgió como tal en la década los noventa, cuando Anand se encontraba trabajando en un programa de desarrollo del desierto (DDP) promovido por el gobierno indio. Fue en esos años, que el funcionario se percató de la cantidad de recursos que se desperdiciaban y que podrían servir para proyectos más significativos en el futuro.

Cansado de que este problema persistiera, Anand solicitó un permiso para iniciar un servicio voluntario para desarrollar un bosque en Thang Karma.

Estado original de la zona

En los años 1998, Anand comenzó su proyecto con mucho entusiasmo, y sin dejar que su avanzada edad lo detuviese, a los 5 años de inicio de la odisea gestiono su jubilación para dedicarse plenamente a la plantación a gran escala de vegetación en el desierto. Para ello, se dejó guiar por la experiencia local que tenían los lugareños en plantaciones cercanas a este lugar.

De más está decir que la labor no fue para nada sencilla. Como no había ninguna fuente de agua cercana al lugar, Anand se las tuvo que arreglar para traerla y así hidratar a las plantas desde una distancia de más de 6 km.

El logro de Anand

Al principio, y dado a las condiciones tan extremas del desierto, la mayoría de los árboles plantados no sobrevivían. Sin embargo, Anand no se rindió y continuó perfeccionando su técnica hasta alcanzar un porcentaje muy bajo de árboles que se echaban a perder. Hablamos de tan solo un 1%.

El agricultor también detectó que el suelo carecía de nitrógeno. Por lo que, para poder proveer de mayores nutrientes al suelo, optó por plantar tréboles a lo largo de los canales de riego. Esta planta se caracteriza por retener mejor el agua y dificultarle el trabajo a las liebres de que destruyese las cosechas. Utilizando otras variedades de plantas posibilitó la transformación de suelo hasta convertirlo en un terreno fértil.

Ya para este punto, Anand Dhawaj Negi era imparable. Aprovecho el terreno fértil conseguido para criar cabras Chingum. Una especia caracterizada por producir Lana de Cachemira, un tipo de fibra textil de una calidad reconocida. La carne de estos animales es muy buscada y el estiércol que producen potenciaba aún más los nutrientes del suelo.

Anand ha dejado un legado tan invaluable que sus hazañas han inspirado a otros 200 agricultores a realizar proyectos similares. Siempre será recordado como el emprendedor que transformó un desierto desolado, en un bosque lleno de vida y abundancia.

Hemos decidido difundir esta noticia en su memoria, ya que Anand Dhawaj Negi abandonó este mundo en el pasado mes de mayo del 2021 😔

Anand

También te podría interesar…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Solarpedia