El niño que domó el viento y llevó energía eléctrica limpia a todo su pueblo

El niño que domó el viento
El niño que domó el viento

William Kamkwanba, un joven de tan solo 14 años, creó un molino de viento de 5 metros de altura para generar electricidad y bombear agua para los cultivos de su pueblo.

Esta hazaña, que demuestra una vez más que el ingenio resalta en las circunstancias más difíciles, se ha utilizado para llevar a los cines la historia de Kamkwanba en las vicisitudes de su Malawi natal.

William Kamkwanba: La historia de joven africano

De orígenes humildes, el joven Kamkwanba proviene de una familia que se ha dedicado a la agricultura durante generaciones y que disfruta jugar con sus amigos usando materiales reciclados. A partir de estos, poder construir o improvisar algún juguete o cualquier otra cosa imaginada.

Uno de los sueños más recurrentes de William era poder tener electricidad en su casa. Como amante de la lectura, se sentía frustrado por no poder seguir leyendo los libros que le fascinaban porque las velas que usaba debían reservarse cuando la familia más las necesitaba. Mientras anhelaba con la llegada algún día de la tan esperada energía eléctrica, se topó con un libro único en la biblioteca de la escuela: Uso de la energía. Esto marcó el comienzo de un cambio completo en la vida de la familia Kamkwanba.

Después de leer el libro anterior, William comprendió que era posible generar electricidad aprovechando el viento para generar electricidad.

Así que recolectó muchos de los materiales reciclables con los que le gustaba jugar para diseñar un molino que pudiera generar suficiente energía para transportar agua desde un pozo local hasta los cultivos. Con la energía obtenida no solo consiguió esto, sino que también pudo darle electricidad a casa y a los electrodomésticos del hogar.

Ante semejante invento, agricultores y periodistas locales se acercaron a Wimbay para observar lo que William había logrado. Su fama lo hizo parte de la campaña inaugural “Make Faire Africa” en 2009.

En 2013, la prestigiosa revista Time definió a William como uno de los “30 menores de 30 años que cambiaron el mundo”. Y eso sin contar las innumerables apariciones en otros de los medios existentes.

William Kamkwanba es un inspirador modelo a seguir

“No tengas miedo al fracaso. Si no lo intentas, nunca sabes lo que vas a perder”. Al igual que William, hay muchos otros empresarios interesados en obtener energía verde y hacer del mundo un lugar sostenible.

Historias como esta nos inspiran a contribuir con cualquier iniciativa ecológica y trabajar en proyectos que salven el planeta.

No te pierdas el tráiler de la película que hicieron sobre su inspiradora historia.


¿Viste esto?


Si te gustó, no olvides compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Solarpedia