Wind Tree: El árbol artificial hecho con turbinas eólicas que genera electricidad sin hacer ruido

The Wind Tree

La energía eólica se considera una de las mejores formas de energía renovable, solo superada por la solar cuando se trata de alternativas limpias y sostenibles. A partir del 2021, la producción de energía eólica representó alrededor del 2,5% de la demanda mundial total y está creciendo rápidamente. Desafortunadamente, el hecho de que las turbinas eólicas funcionen mejor cuando son grandes y se colocan en lo alto, junto con rotores grandes y antiestéticos, significa que los parques eólicos quedan relegados al campo o al mar.

Como resultado, las instalaciones de energía eólica a pequeña escala no se están construyendo más cerca de la ciudad, donde, junto con los paneles solares y otros medios alternativos, podrían proporcionar energía adicional a los hogares y edificios, además de reducir la dependencia de las redes centrales. Afortunadamente, un empresario francés dice tener la solución: ¡Una turbina eólica a pequeña escala con forma un árbol!

¿Qué son los Wind Tree?

Conocido como el “Árbol del viento” (o Wind Tree en inglés), este aerogenerador podría conducirnos a una adopción más amplia de la energía eólica en las grandes ciudades, donde podrían aprovecharse los vientos bajos que circulan alrededor de los edificios y las calles. Inventados por Jérôme Michaud-Larivière, quien fundó la empresa francesa New Wind para lanzarlo al mercado, estos árboles se basan en una serie de 72 microturbinas de eje vertical (conocidas como Aeroleafs) para generar energía a partir de vientos suaves.

Cada árbol mide 11 metros de alto y 8 metros de diámetro en su punto más ancho, lo que le da las mismas dimensiones de muchos árboles urbanos. Según Michaud-Larivière, el árbol puede aprovechar las brisas que soplan tan lentamente como dos metros por segundo (7 km/h), lo que lo hace dos veces más sensible que las turbinas tradicionales y útil durante más de 280 días al año.

Jérôme Michaud-Larivière, fundador de New Wind.

Sin embargo, también son lo suficientemente resistentes para soportar vientos de categoría 3, que pueden alcanzar los 178 a 208 km/h, y cada unidad tiene una potencia de salida de aproximadamente 3,1 kW. Esto puede parecer modesto por sí solo, pero varios árboles agrupados en parques o dentro de espacios verdes entre edificios podrían generar suficiente energía para marcar una gran diferencia. Además, su orientación cancela cualquier tipo de ruido, con cada turbina girando en silencio.

Cada turbina, llamada Aeroleaf , está construida con plástico liviano. El plástico ha sido tratado con una resina que lo protege de las inclemencias del tiempo como la humedad y la sal (muy útil si se reside en un pueblo costero). Además, las turbinas están conectadas en paralelo de forma que, si alguna de ellas deja de funcionar, por el motivo que sea, las demás no se verán afectadas.

Usos del Wind Tree

En comparación con las turbinas eólicas más grandes, que generan considerablemente más energía, el Árbol del Viento requiere mucho menos viento para comenzar a generar electricidad y está sujeto a mucha menos variabilidad. Su tamaño pequeño y su naturaleza silenciosa también significan que se pueden montar en casi cualquier lugar. Y en comparación con las turbinas que dependen de grandes palas eólicas, el Árbol del Viento también es considerablemente más seguro para la vida silvestre.

Y aunque no es la primera propuesta en la que se utiliza rotores de eje vertical, el concepto del Wind Tree está mucho más susceptible de implementarse comercialmente. El Árbol del Viento ya ha producido varios prototipos de diseño, y la empresa ya instaló uno de ellos en la Plaza de la Concordia de París en marzo de 2015, una demostración que, según la empresa, creará conciencia sobre las energías renovables en la ciudad. 

Las primeras estimaciones también sitúan el coste por unidad en unos 29.500 euros (36.500 dólares estadounidenses). Entonces, si bien es posible que los propietarios de viviendas individuales aún no puedan aprovechar esta nueva tecnología, los gobiernos municipales y los municipios ciertamente lo harán. Por un costo único de unos pocos cientos de miles de dólares, una ciudad podría esperar reducir significativamente su huella de carbono y garantizar un suministro constante de energía limpia y renovable.


¿Viste esto?


Si te gustó, no olvides compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Solarpedia